martes, 23 de febrero de 2010

Punto cero

El cuerpo es el punto cero de nuestra percepción del mundo. Cada cuerpo es el centro precario de su propio y precario universo. La carne es lo que soy y, sin embargo, es también lo otro. Es el no lugar en donde siempre estamos, una naturaleza que no es paisaje, que sólo en el abrazo se hace territorio, mapa sin coordenadas del deseo.

1 comentario:

davidenriqueng dijo...

El cuerpo aprisiona
con sus deseos
las ideas
que surcan la eternidad.