domingo, 5 de abril de 2020

Reinado del pez pequeño (Yevgeniy Breyger)


Y. Breyger


REINADO DEL PEZ PEQUEÑO


La mañana en pedazos es llevada a la tarde.
Tierra seca entre los dientes evoca el disolverse
de la caliza, arrastrada por olvidados signos de la mano
de un muerto, que busca nombres en los archivos.

Como gotas de ácido, inútiles sobre piedra, flotando
la tarde es llevada a la noche. Los muertos no son
de noche ellos mismos. Por eso duermen. Por eso en sueños
piensan en las venas de las hojas del arce por las que sin prisa

la vida escapa en pequeñas porciones. Hacia el temblor
de cuerpos delgados, hacia corrientes que desaparecen de [[[[pronto
y ríos que se convierten en mares, el hedor que se forma.
La noche, tal cual es, es llevada a la mañana.


Yevgeniy Breyger 
(versión de J.L.G.T.)
Aquí, el original

sábado, 21 de marzo de 2020

Un suceso feliz (Bertolt Brecht)


Brecht niño con su madre

UN SUCESO FELIZ

Viene corriendo el niño.
¡Mamá, átame el babi!
El babi queda atado.

GLÜCKLICHER VORGANG

Das Kind kommt gelaufen

Mutter, binde mir die Schürze!
Die Schürze wird gebunden.


Bertolt Brecht (versión de J.L.G.T.)

domingo, 15 de marzo de 2020

Galanes (Dagmara Kraus)



Dagmara Kraus


GALANES

Si Casanova hubiera sabido
que su nombre en alemán significa “casa nueva“
seguro que no hubiera sido tan vanidoso
habría fundado con veintitrés años una familia
no habría tardado en trabajar en una compañía de seguros
se habría ofrecido como sacristán en sus ratos libres
en las afueras de una pequeña ciudad del Friul
y habría cerrado el paso a todos sus viejos amoríos

si Casa Nueva supiera
que él se llamaba en italiano “Casanova”
enseguida se enorgullecería de ello
abandonaría a su mujer y sus hijos
daría un portazo a su trabajo de contable
reconocería que le excitan los zapatos de mujer
y comenzaría a escribir con su pluma un minucioso diario
sobre sus conquistas como perseguidor de faldas


Dagmara Kraus (versión de J.L.G.T.)
Aquí, el original

martes, 3 de marzo de 2020

El sistema no tiene fallos (Eugen Gomringer)



EL SISTEMA NO TIENE FALLOS

El sistema no tiene fallos
El sistema no ftiene allos
El sistema no tfiene allos
El sistema no tifene allos
El sistema no tiefne allos
El sistema no tienfe allos
El sistema no tienef allos

Fallos no tienen sistema
No te fallan los sistemas
Nada falta en el sistema
Naide fallos del sistema
Tienen sistema no fallos
sin fasllo tienen istemas
Tien sello en no fistema
Un sisfallo no ten fecha
Le istma tiemes falla no


Eugen Gomringer (versión de J.L.G.T.)
El original aquí

sábado, 25 de enero de 2020

Dos poemas de Yin Xiaoyuan


CURVA DE MARIPOSA X “FICTION CITY" DE BESEECH


Don’t you feel it more than this, if you concentrate
Take a look between the truth and things you cannot see
Try to break that courage chain and leave yourself a while
Step inside your deepest fear and separate this world (Beseech, “Fiction City”)

Vendían pañuelos a lo largo de la Autopista de las Almas, conductores de corazón de leopardo que llevaban máscaras de [[[[[[[águila pararon a comprarlos
Las rutas a la Ciudad de la Ficción estaban atestadas de oscuros [[[[[signos, que cambiaban como las estaciones y la dirección [[[[[del viento
Un pasajero dijo una mentira, pero cuando otro la contó, se [[[[[convirtió en leyenda
“Los sueños estaban en números rojos, las profecías se [[[[[convirtieron en cheques sin fondos”
(Texto censurado) la Teoría del Caos. El aleteo de una mariposa [[[[[puede provocar un tornado, pero no se puede hacer nada [[[[[con la llama del crepúsculo que se posó sobre mi pie [[[[[izquierdo descalzo
Los que llevas máscaras son de Slipknot, y los que se [[[[[envuelven la cabeza con pañuelos, de Lordi
Aquí, mientras tanto, los frikis intentan ocultar sus rostros [[[[[detrás de girasoles en flor que sujetan como sombrillas
El mercurio en el termómetro sube a lo largo de la escala— un [[[[[líquido que no moja, como un meteoro atravesando la [[[[[cúpula de la noche sin dejar rastro
La única área de peaje en el cardiograma está en los intervalos [[[[[de la onda P

Enciende la radio, y ahí estaba “Sunset 28
La carretera de un solo sentido conducía al vacío, y nadie ha [[[[[regresado jamás



EL ASTEROIDE X “ASYLUM” DE VANGUARD

Soft was the Blade that cut my throat
Sweet was the poison I swallowed
Soft was the rope around my neck
And bliss the pain in which I swallowed
-Vanguard -Asylum

Ni bruma ni viento ni superficies curvas ni azúcar ni números [[[[[aleatorios ni láseres de fiesta ni irisdiscencia ni películas de [[[[[terror…
Un loco agita la caja para lograr un estado de superposición de [[[[[ti
Las puertas correderas de su mente se desplazaban por el [[[[[diagrama de Schlegel de un teseracto
Trozos de barniz cayeron y luego, rápidamente volaron, como [[[[[pájaros de[Jean-Claude, en dirección al Polo Norte
Para esto sirve un plano: como un par de corchetes, contenía lo [[[[[visual en lugar de lo concreto
“Club Silencio”, “La habitación de Fermat”… todo se hacía de [[[[[este modo

Se enamoró de su propio reflejo: tan embrujadoramente [[[[[escarlata sobre el agua: pelo color de ébano desplegándose [[[[[de manera exquisita, capa de pieles alzada por el viento, un [[[[[colgante de esmeraldas en su cuello…
Se envolvía en una túnica de satén de color rojo arce 
Cuando unas almas suaves procedentes de lejanas montañas [[[[[aterrizaron a tu lado
No lograste apartar tus mangas de las de tu enemigo más allá de [[[[[la [superficie del agua con tu espada
“John Beroullii reveló que un astroide era un filo deslizándose [[[[[por el marco de una ventana…
¿Por qué elegir un debate en torno a la dicha de los peces  en [[[[[vez de sobre el silencio de los ostracodermos?”
Abre tu puño rencoroso, déjalo ir

Cirios funerarios
Doseles nupciales
Cubiertos de rosas
YIN XIAOYUAN
(Traducción de J. L.G.T.  a partir de las versiones en inglés de la propia autora) 




Yin Xiaoyuan(Yīn Xiǎoyuán, “晓媛” en chino) es una poeta y escritora multilingüe, fundadora de la Escuela de Poesía Enciclopédica (2007), iniciadora del “Movimiento de Escritura Hermafrodita” y redactora jefa de la “Declaración de la Escritura Hermafrodita”. También es directora y diseñadora visual del proyecto de “Escuela de Poesía Enciclopédica I.A. Papercube” y directora del “Taller de Escritura creativa y Arte Integrado” que incluye entre sus miembros a poetas, escritores, dramaturgos, músicos, artistas visuales y del campo de la fotografía, las instalaciones y la caligrafía. Ha publicado 9 libros que incluyen 4 antologías: Recuerdos efímeros, Más allá de Tzolk’in, Trilogía Vanguardista, Agente sembrador de nubes y una traducción de la antología del poeta/artista neoyorkino Bill Wolak Become a River.
Escribe en chino, inglés, japonés, alemán y francés y ha sido traducida al italiano y al español. Su obra se ha publicado en su país y en el exterior. Ha traducido a más de 50 poetas contemporáneos.

lunes, 30 de diciembre de 2019

Diciembre (Erich Kästner)

Anselm Kiefer


DICIEMBRE

El año envejeció. Le queda poco pelo.
No está en absoluto sano.
Sabe cuál es su último día.
Sabe incluso cuál es la última hora.

Muchas cosas han pasado. Muchas se han perdido.
Todas descansan debajo de la nieve.
Yace blanco el mundo, como en sueños.
Y así, pues, duele la nostalgia.

Todavía la luna crece. Todavía se funde.
No permanece nada. Y nada muere.
Todo es una locura. Todo tiene sentido.
No hace falta que se entienda.

Y otra vez vuelve san Nicolás a caminar
por los sueños de todos los niños.
Y de nuevo florece en cada casa
el árbol verde y dorado.

También fuiste niño. Tú mismo sentiste
cómo el árbol de Navidad, dulce, florece.
Ahora haces de Santa Claus
y ya no crees en él.

Pronto llegará el año a las doce campanadas.
Entonces sonará el metal y dirá:
“El año sabe cuál es su último día
y tú no sabes el tuyo”.


Erich Kästner (versión de J.L.G.T.)
Aquí, el original

martes, 24 de diciembre de 2019

Felices fiestas


Marc Chagall


No es la belleza          

Sucede antes de la belleza. Antes del filo del ojo y la palabra. Sobre la fatiga de la madre el niño es un animal hambriento, la orfandad como herencia, la certeza de una respiración. El cuerpo estrena la sola desnudez, desgrana sin saberlo su impaciencia terrestre. Encima de la mesa la placenta reposa, una bolsa sangrienta, el despojo feliz de la batalla. Caen los segundos como las gotas de un alimento dulce y muy espeso. Escuchamos el eco de un solo, indescifrable corazón.


De Un corte que no sangra

viernes, 6 de diciembre de 2019

El Rey de los Elfos (J.W. Goethe)


  Cuelgo aquí mi versión (algo libre, ma non troppo) del célebre poema de Goethe, "Der Erlkönig", que publiqué por primera vez en la revista Piedra y cielo al hilo de una propuesta de Pilar Martín Gila, quien a su vez la incluyó en su libro, tan inquietante como hermoso, Otro año del mundo. Como la revista ya no está disponible en Internet (ese triste destino de tantas revistas digitales), me ha parecido oportuno traerlo a esta bitácora.


Albert Sterner, "El Rey de los Elfos"


EL REY DE LOS ELFOS

¿Quién cruza a esta hora el viento y la noche?
A caballo el padre que lleva a su hijo.
Se aprieta el pequeño contra su regazo,
seguro cabalga, sin sentir el frío.

“¿Qué te asusta, hijo, que ocultas tu rostro?”
“El Rey de los Elfos, ¿no ves que se acerca?
¿No ves la corona, la sombra ondulante?”
“Hijo mío, es solo un jirón de niebla?”

“Mi querido niño, ven aquí a mi lado,
los más bellos juegos jugaré contigo,
en mi orilla abundan flores tan hermosas,
mi madre posee dorados vestidos”.

“Padre, padre, escucha, ¿acaso no oyes
al Rey de los Elfos susurrar promesas?”
“Tranquilo, hijo mío, estate tranquilo:
el viento murmura en las hojas secas”.

“Dulce muchacho, ¿no quieres venir?
Ahora mis hijas sin duda te aguardan.
Mis hijas conducen la danza nocturna,
te mecen en brazos y bailan y cantan”.

“Padre mío, mira, en ese lugar,
¿no ves a sus hijas allá en la espesura?”.
“Hijo, claro, hijo, ahora lo veo:
los sauces agitan sus frondas oscuras”.

“Te amo. Me hechiza, niño, tu belleza,
aunque te resistas, al fin serás mío”.
“¡Ahora, sí, padre, sus brazos me atrapan!,
¡padre, ay, padre, el Rey Elfo me ha herido!”.

El padre, temblando, azuza el caballo.
Se oye en sus brazos al niño gimiendo.
Casi sin aliento entra en la alquería.
Sobre su regazo el niño está muerto.



J. W. GOETHE (VERSIÓN DE J.L.G.T.)
Aquí, el original

martes, 26 de noviembre de 2019

El Rey Rana (Marie Luise Katschnitz)



EL REY RANA


Qué feo es
Tu prometido
Vida joven doncella

Una máscara de gas su rostro
Una cartuchera su cinturón
Un lanzallamas
Su mano

Tu prometido el Rey Rana
Marcha contigo
(Una rueda gira para allí, otra para allá)
Sobre las casas de los muertos

Entre dos
Finales del mundo
Se aprieta
Contra tu vientre

En la oscuridad
Solo atisbas
Su pelo húmedo

Al amanecer
Solo al
Amanecer
Solo al

Ves sus
Tristes
Bellos
Ojos.


MARIE LUISE KATSCHNITZ
(Versión de J.L.G.T.)
Aquí, el original

sábado, 12 de octubre de 2019

Solo la esquina de una calle (Martina Weber)



SOLO LA ESQUINA DE UNA CALLE

A veces todo pasa en un lugar. Ahí está la casa,
esa es la acera; eso de ahí, la farola. El aliento
sobre nieve recién caída. Algo es casi invisible. Cómo
va errante la sombra del farol y la luz. Un presentimiento
de posibilidades. Un hombre pisa la nieve, empuja con esfuerzo
una bicicleta. Huellas de zapatos como sobre arena blanca, la `[[]línea
de la madurez, una canción. Son los grandes copos que [[[[navegan.
Usted reconoce los minúsculos, los tenues, cuando mira a la [[[[farola
en la dispersión de la luz. Alguien ha vuelto a dejar al perro
suelto. Zoom sobre los rastros de las patas del perro. Si
uno hubiera sido el niño y justo con este perro hubiese
corrido por los campos, habría sido verano siempre, [[[[una[[estrecha
porción de prado, uno hubiese saltado sobre las grandes piedras [[[[hasta
que no hubiera nada que pudiera pararle, uno temblando
habría hablado con gente, con extraños, pero ahí no había en [[[[absoluto
gente, uno habría acariciado con orgullo el cuello del perro,
pero ahí no había en absoluto cuello, tampoco ningún perro y [[[[nunca
una noche entera cayó nieve.

MARTINA WEBER (VERSIÓN DE J.L.G.T.)
Aquí, el original 

lunes, 23 de septiembre de 2019

Carta urgente para Marc Chagall


Me atrevo a copiar aquí un viejo poema de mi libro He heredado la noche (accésit del Premio Adonais 2002) recogido en la antología Llamarse Nadie. Aunque el poema tiene ya más de 15 años, sospecho que la carta sigue siendo igual de urgente y que aún no ha llegado a su destinatario.

Marc Chagall


CARTA URGENTE PARA MARC CHAGALL

A Francesca Zuccoli

Marc Chagall, píntame un caballo. Un caballo azul. O rojo. O verde. Solo lo quiero para poder soltarlo. Quiero dejar que vuele su tierna dureza sobre la tierra ávida, que llore luz y nunca sobre los refugiados, sobre las ciudades que miran a la muerte con los ojos abiertos y durísimos. Marc Chagall, niño anciano, viejo niño, date prisa en pintarme un caballo. ¿No oyes las sirenas?, ¿no sientes los exilios?, ¿no escuchas ningún grito derramando su hoguera en tu lienzo aún en blanco? Vamos, pinta de azul la sangre, escupe tu inocencia, orina sobre el fuego, escribe obscenidades en los muros de Auschwitz, en donde hutus y tutsis afilan sus fronteras, pinta deprisa un violín herido con una oscura música cayendo sobre Kosovo, sobre los cuerpos rotos y el cielo de Belgrado, grita, di no estoy muerto, aunque sé que estás muerto, aunque sé que estoy muerto, aunque sé que estoy vivo con mis manos inútiles y mi palabra inútil, porque sé que aún estás con tu antorcha paleta, con tu sed pájaro y tu canción inútil y un caballo que sangra su belleza y la crucifixión de todos los que aman.

Llamarse Nadie (2019)

viernes, 26 de julio de 2019

Sala de recuperación (Uljana Wolf)





Uljana Wolf

sala de recuperación I

ay ojalá me hubiera quedado en la sala de recuperación
perdida en sueños con el goteo debajo de blancas

sábanas junto a otros que tampoco se encuentran
un rebaño de ovejas cercanas en el sueño cercanas todavía

dios y  el consuelo allí eran grandes bestias hermanas
nuestros pastores que se juntaban se inclinaban sobre nosotros

y nos preguntábamos delante del enigma de los números
humano: en una escala de uno a diez di

¿cómo de grande es tu dolor?—y no habría ninguna
frontera a la vista que nos pudiera abrir

de regreso del fondo desde el resoplido
después de la anestesia— muy cerca de este

yo apenas distinguible de las otras ovejas
que junto a sí pastan en la sala de recuperación

sala de recuperación II

ay ojalá nunca hubiera estado en la sala de recuperación
sorda encallada temblando en las blancas

barcas atada junto a otras barcas—
sí es el último puerto es el húmedo

canal del sueño con hermanas negras que
como un tribunal se sitúan en la orilla y a ti

con rígidas inyecciones, sus dedos, te amenazan:
el goteo y el diablo cariño pueden oírme

y tú no puedes oír nada solo este silencio
en las esclusas el purgatorio médico de agua que

gota a gota te alimenta por el tubo—
como bajo tu cama el mar con rápidos

golpes te roba de nuevo en el sueño
estrella y mordaza lejos de la sala de recuperación


Uljana Wolf (versión de J.L.G.T)
Aquí, el original

miércoles, 10 de julio de 2019

Lo pasado en el presente (Goethe)




LO PASADO EN EL PRESENTE

Por la mañana, florecen rosa y lirio
mojados de rocío en el jardín cercano.
Al fondo, familiar, cubierto de verdor,
aquel peñasco va cobrando altura.
Ceñida con un cinto de altos bosques
y coronada de un castillo medieval,
la montaña desciende suavemente
hasta que hace las paces con el valle.

Y acude desde allí un aroma de antaño,
allí el amor nos hizo padecer,
y es que las cuerdas de mi arpa entonces
disputaban su brillo a la mañana.
Donde se oía desde el verdor brotar
la animosa canción del cazador
para encendernos y reconfortarnos
como tanto anhelaba nuestro pecho.

Ahora y por siempre los bosques reverdecen,
así, según su ejemplo, cobrad ánimo,
lo que antaño vosotros disfrutasteis
dejad ahora que otros lo disfruten.
Nadie podrá entonces reprocharnos
guardar para nosotros el placer.
En todas las etapas de la vida
habréis de ser capaces de gozar.

Y con el rumbo que toma mi canción
nuevamente con Hafiz nos topamos,
pues conviene al declinar el día
el goce cultivar con quienes gozan.


J.W.GOETHE, Diván de Oriente y Occidente
(versión de J.L.G.T.)
Aquí, el original

martes, 11 de junio de 2019

Del aquí y ahora (Durs Grünbein)


DEL AQUÍ Y AHORA
(DEL CICLO: CENIZAS PARA EL DESAYUNO)





¿Qué, cuándo la mirada siempre retorna más pronto, el bravo animal,
al cual nada de lo humano le es ajeno? Todo lo nuevo tan solo lo cansa.
Vuelto abarcable, ilustrado, cae fácilmente a través de la ranura
de los encendidos párpados: el ahora fanfarrón, el aquí extraviado.
Lo que siempre comienza piano, como con patitas de ratón y como
                                                                                                      /estudio,
amenaza al final desde todos los altavoces. Suda con un fortissimo
la turba congregada, vociferando: “¡Pan ha muerto! ¡Pan ha muerto!”
Ni una vez en lo desconocido está el tiempo tan calmo, que uno
                                                                                 /despreocupadamente
se pueda demorar respirando. En un abrir y cerrar de ojos se echan a
                                                                                   /perder los instantes,
ya que el tono aún se mantiene a flote, el rostro. Con un bolígrafo para
                                                                                               /coser cráneos
garabatea una mano, entumecida, el nombre aprendido. Dios, qué
                                                                                                       /dentera.

Versión de J.L.G.T.
(Aquí, el original)

viernes, 12 de abril de 2019

Epitafio (Wolfdietrich Schnurre)



EPITAFIO

Epitafio
aquí,
esta piedra:
según la costumbre
de los padres,
me hubiese gustado
ponértela ahora
sobre la tumba como muestra
de que yo estuve allí.
Sin embargo,
dónde estaba yo
cuando el hollín
escogió como tumba
los vientos;
¿y acaso tienen
las piedras alas?

Wolfdietrich Schnurre (1920-1989)
Versión de J.L.G.T.




EPITAPH

Epitaph
Hier,
dieser Stein:
dem Brauch
der Väter folgend,
legte ich ihn dir
jetzt gern
aufs Grab, zu zeigen,
ich war da.
Jedoch,
wo war ich
als zum Grab
der Ruß die Winde
sich erkor;
und haben Steine
Flügel?