viernes, 13 de mayo de 2011

Huellas de perros en la playa

Cuando escribir consiste en no sacarle todo el partido a las palabras.
***
La poesía, entre otras cosas, es dialogar con la palabra en libertad. Pero nunca como en un poema se percibe que las cosas se parecen a sus nombres. De ahí pudiera deducirse, tal vez, que en libertad las palabras tienden a caminar hacia aquello que nombran.
***
¿Con quién baila la llama de la vela?
***
Un poema moderno es, por definición, un poema truncado. Hay una parte elidida, una sección invisible, y es allí donde vivimos.
***
Contra la escritura como confesión: Que tú necesites decir ciertas cosas no significa que los demás deban oírlas.
Contra la escritura como profesión: Que los demás necesiten oír ciertas cosas no significa que tú debas decirlas.
***
Ese instante fatal en que un escritor se convierte en negro de sí mismo.
***
En poesía, la simple corrección es incorrecta.
***
La pereza es nuestro mejor antólogo.
(De Perros en la playa de Jordi Doce. La Oficina, 2011)

2 comentarios:

Jordi Doce dijo...

Mil gracias por compartir estas huellas, José Luis. Se me ocurre que el primer aforismo en la última entrada de mi blog enlaza bastante bien con este gesto tuyo, tan generoso, de hacer públicos tus subrayados. Un abrazo; j12

José Luis Gómez Toré dijo...

De nada, Jordi. Tu libro es estupendo: se merece esto y más...
Efectivamente, el primer aforismo puede leerse también desde ese punto de vista (al fin y al cabo, un aforismo, como un buen poema, descansa sobre todo en su capacidad de irradiación, de ese decir a medias que paradójicamente afirma más que un decir rotundo, que un más amplio desarrollo verbal).